Interdisciplinario Noticias 

DEBATE EN EL CENTRO NACIONAL PATAGONICO

Hacia un uso sustentable y la conservación de los guanacos

El consumo de carne de guanaco se realiza como vía de subsistencia o como derivado de la caza ilegal. A partir de ello, se busca definir un plan operativo para asegurar la sustentabilidad de esta especie e, incluso, asignar lineamientos para la comercialización de su carne y de su fibra, que es de muy alta calidad.

El investigador del CENPAT Ricardo Baldi mencionó algunos objetivos del manejo del guanaco.

El doctor Ricardo Baldi, investigador del Centro Nacional Patagónico (CENPAT-CONICET) y miembro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), aseguró a la Agencia CTyS que “la intención es definir lineamientos de manejo para que el número de guanacos no disminuya, al tiempo que su uso beneficie a las comunidades locales”.

Con este objetivo, los días 10 y 11 de mayo se reunirán en la sala de poster del Centro Nacional Patagónico especialistas argentinos y de Chile, junto con autoridades de aplicación a nivel nacional y provincial, para promover acciones de conservación y uso sostenible del guanaco.

Ricardo Baldi, integrante del Grupo Especialista en Camélidos Sudamericanos de la UICN, anticipó que habrán dos aspectos a discutir: “Desde el punto de vista académico y técnico, vamos a revisar que lo que sabemos y lo que nos falta conocer, y, desde el punto de vista político, se tendrá que realizar una aproximación en las acciones que se puedan aplicar en las distintas áreas donde está presente el guanaco, como en Mendoza, toda la Patagonia y en Chile”.

Conflicto entre guanacos y ovejas
En la Patagonia, debido al avance de la cría extensiva del ganado ovino desde fines del siglo XIX, se produjo un retroceso en la población histórica del guanaco, que hoy sería de solo un 10 por ciento en relación al numero que había antes de la colonización europea.

No obstante, en el contexto actual de sequías prolongadas, de desertificación y de cambio climático, la población ovina se redujo y, en algunos sectores, el guanaco recuperó espacio, con lo cual se agrava el conflicto entre ambas especies por el consumo de la vegetación y del agua.

Ante esta situación, Baldi analizó que deberán definir líneas de acción: “Existe el temor de que haya una caza ilegal y se hagan erradicaciones de guanacos. Para evitarlo, es importante que haya una buena fiscalización y que los beneficios del uso sustentable del guanaco incumban a las comunidades locales”.

Aprovechar la fibra del guanaco, que es de altísima calidad -la segunda más fina luego que la de la vicuña- e, incluso, analizar la posibilidad de comercializar su carne sería una vía para evitar que los productores ovinos inicien una matanza de este animal.

“Para esquilarlos, habría que arrearlos, capturarlos temporalmente y luego liberarlos. Ya se han hecho algunas prácticas, pero habrá que mejorar estas técnicas y hacer un seguimiento a los animales que sean utilizados, para estudiar sus reacciones y estar seguros de su bienestar”, señaló Baldi.

Guanacos: en busca de un uso sustentable
El objetivo del plan nacional del manejo del guanaco no es reemplazar la actividad ovina, sino buscar un complemento para los productores locales.

El doctor Baldi mencionó que, en algunas provincias, “se podría aceptar que se maten algunos animales, para el consumo de su carne; pero, antes de tomar esta decisión, se debe asegurar que no se reducirá la población de guanacos”.

El especialista agregó que tradicionalmente se consume la carne de guanaco, tanto en los campos, por una cuestión de subsistencia, como así también en las ciudades, a partir de la caza ilegal. “El punto es que, si el manejo se hace de manera sustentable, podremos poner límites; además, podríamos abarcar el control bromatológico en el consumo de esta carne, que hasta hoy no se ha hecho”, observó Baldi en diálogo con la Agencia CTyS.

Por otra parte, puesto que la fibra del guanaco es de altísima calidad, ya hubo iniciativas privadas en Río Negro en pos de su aprovechamiento; también en el sur del Mendoza, a cargo de una cooperativa de productores locales, que opera hace unos cinco o seis años y hace poco comenzó a hilar la fibra, incrementando el valor agregado.

El plan nacional del manejo del guanaco se firmó en 2006, por parte de autoridades de aplicación a nivel nacional, también de las autoridades de las provincias donde habita el guanaco, de la Dirección de Fauna de la Nación y por investigadores, varios de ellos en representación del CONICET y universidades, y del Grupo Especialista en Camélidos Sudamericanos de la UICEN.

Fecha de Publicación: 2011-05-06
Fuente: Agencia CTyS