Humanidades Divulgación 

MEDIANTE UNA ENCUESTA

Advierten que las condiciones económicas de la mitad de los matanceros empeoraron durante el aislamiento

Una investigación realizada en la UNLaM reveló que cerca del 52 por ciento de la población local trabaja en condiciones informales y que un 22 por ciento cree que no podrá cubrir sus gastos en el futuro cercan

(Agencia CTyS-UNLaM) – Investigadoras de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Universidad de la Matanza (UNLaM) analizaron, mediante una encuesta, las condiciones en las que los vecinos del partido atraviesan el aislamiento. Según los resultados, el aislamiento agudizó las condiciones precarias preexistentes en una gran parte de los hogares matanceros.

El estudio científico se basó en una muestra de 1543 casos, tomada mediante un formulario virtual auto-administrado, entre el 4 y el 11 de abril. Del total de los encuestados, el 51,3 por ciento afirmó que podrá sostener los gastos básicos del hogar en un futuro cercano, pero un 22,1 por ciento sostuvo que no lo considera posible.

En consonancia con dichas percepciones, el 22,5 por ciento de los participantes había solicitado el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a principios de la cuarentena.

Estos datos reflejan una situación con cierta historia en el partido, dado que, según estudios anteriores, en el 26,2 por ciento de los hogares de La Matanza se encuentra al menos una persona que recibe un programa social de atención a la pobreza.

Los resultados del estudio, dirigido por la doctora Angélica De Sena, aseveran que “la situación del partido pre-pandemia era delicada, con alta heterogeneidad territorial y ciertas precariedades en las condiciones de vida de la población”.

Al respecto, el informe arrojó que un 17 por ciento habita en barrios inundables, que un 8 por ciento vive en condiciones de hacinamiento y que el acceso a servicios como las cloacas se ve pronunciadamente diferenciado según se viva en el primer, segundo o tercer cordón del partido de La Matanza.

La informalidad es también un aspecto muy presente en la población del distrito. El 52 por ciento de los consultados informó que no tiene aportes jubilatorios, y un 44,1 por ciento del total observó que sus ingresos podrían descender conforme siga el asilamiento.

A pesar de las limitaciones económicas, el “quedate en casa” tuvo acatamiento en una gran cantidad de hogares matanceros. El 81,7 por ciento de los encuestados observó una menor circulación de personas en su barrio a comparación de momentos previos a la cuarentena. No obstante, el 14,8 por ciento señaló que sale con la misma frecuencia que antes de la prohibición y el 3,5 por ciento aumentó su frecuencia de salidas.

“Las respuestas evidencian la endeble situación económica de la población en donde el mínimo movimiento provoca un terremoto. No cobrar una propina, un viático, tener que comprar más productos de limpieza, más jabón, trabajar a comisión, “sino trabajo no como”, son algunas de las respuestas que exponen los deteriorados hilos del tejido económico y social”, concluyó el documento.

Link a la encuesta: https://forms.gle/qp6bAsiJtpDfrSwc7

Fecha de Publicación: 2020-05-04
Fuente: Agencia CTyS