Salud Divulgación 

LO DESARROLLÓ UN EQUIPO DE INVESTIGADORES DEL CONICET

COVID-19: nuevo test rápido que distingue entre personas que contagian y las que ya no

Es un método igual de preciso que la PCR, pero tiene un costo mucho más bajo y arroja resultados en menos de dos horas.


Un equipo de especialistas del CONICET desarrolló un novedoso método de detección de coronavirus, muy sensible, rápido y económico, que tiene una particularidad adicional: permite diferenciar virus que están en estado infeccioso de aquellos que ya fueron inactivados.

Las pruebas diagnósticas que se utilizan en la actualidad para determinar la infección por SARS-CoV-2 sufren algunas limitaciones fundamentales. Por un lado, la técnica más difundida y precisa, denominada PCR (por la sigla en inglés para Reacción en Cadena Polimerasa), requiere mucho tiempo para obtener resultados y la utilización de materiales y equipos muy costosos. Por el otro, los test rápidos son más inmediatos, pero tienen baja sensibilidad o límite de detección, por lo que pueden arrojar, en algunos casos, falsos negativos. En este contexto, cobra relevancia el desarrollo que se publicó este miércoles en la prestigiosa revista científica Science Advances.

La nueva tecnología desarrollada consiste en un sensor compuesto por una membrana plástica o filmina con una perforación a escala nanométrica -equivalente a la millonésima parte de un milímetro- en su centro, donde se ubican moléculas de ADN con un alto grado de selectividad y sensibilidad frente a diferentes tipos de muestras, que pueden ser saliva, suero o, incluso, agua.

“El sensor agudiza la vista sobre el virus infeccioso. Lo que presentamos puede ser un cambio de paradigma importante para la etapa que viene luego de la pandemia: una técnica de PCR puede dar positivo, porque detecta material genético, alguna proteína, fragmento o residuo del virus, pero este test puede determinar que ese resabio permanece, aunque en realidad el virus ya está desactivado y, por lo tanto, la persona no contagia y no es necesario su aislamiento. Esa es la principal novedad”, destacó Omar Azzaroni, del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA, CONICET-UNLP).

Lo que sigue para el equipo es conseguir el financiamiento que les permita producir el sensor a mayor escala y en una versión portable y versátil que facilite su uso en espacios donde se requiera determinar rápidamente si una persona transita o no un estado infeccioso: “Pensamos que puede ser utilizado en ámbitos públicos, como aeropuertos, estaciones de trenes o micros, u hospitales. En un período de entre 30 minutos y dos horas, y sin la necesidad de procesar las muestras, se puede obtener un resultado tan preciso como el que arroja la PCR”, concluyó Azzaroni en diálogo con Prensa CONICET.

Fecha de Publicación: 2021-09-22
Fuente: CONICET