Interdisciplinario Divulgación 

AMPLIA CONVOCATORIA

Sin Ciencia, no hay futuro: reclamos ante un panorama crítico

Más de 20 localidades de todo el país se sumaron al Cabildo Abierto por la Ciencia Argentina. Con el apoyo de 245 directores y directoras, la comunidad difundió sus principales reclamos, alertó sobre el grave estado en que se encuentra sumido el sistema y cuestionó duramente a las autoridades del área.

Agencia CTyS-UNLaM- Con actividades, conferencias y una fuerte convocatoria en más de 20 localidades de todo el país, la comunidad científica y tecnológica se pronunció este miércoles, una vez más, en contra del fuerte ajuste y desfinanciamiento que viene sufriendo el sector en estos años. La jornada, denominada “Cabildo Abierto por la Ciencia Argentina” agrupó a más 245 directores y directoras de Institutos del CONICET, en una continuación del plenario realizado en abril de este año en la Universidad Nacional de Córdoba.

La convocatoria tuvo eco en La Plata, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, La Rioja, Neuquén, Chubut, Salta, Chaco, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y Tierra del Fuego, entre otros. En CABA en particular, la jornada inició en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, donde se brindó una conferencia en la que expusieron los principales puntos de sus reclamos. Además, analizaron la situación económica y presupuestaria del área y convocaron a las fuerzas políticas y a los candidatos “para un plan a mediano y largo plazo en Ciencia y Tecnología”.

Durante el evento, también se dio respuesta a un comunicado oficial emitido el día anterior por la tarde, desde Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, donde se anunciaba, entre otras cosas, un “incremento de 1000 millones de pesos para garantizar el normal funcionamiento de todos los institutos”; “la firma del decreto de designación de los doctores Mario Pecheny y Alberto Kornblihtt como directores del CONICET”; y la apertura, el 3 de junio, de la “convocatoria del concurso a la Carrera del Investigador Científico 2019 para cubrir 450 cargos nuevos”.

El director del Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA–UBA/CONICET), Juan Pablo Paz, denunció que si bien “parece haberse encaminado la designación de 2 directores (en relación a Pecheny y Kornblihtt), igual tuvo más de un año de demora por motivos puramente políticos”, al tiempo que aseveró que “cuando los funcionarios dicen que están cumpliendo con las obligaciones adquiridas, están mintiendo descaradamente. Los desafiamos a debatir públicamente sobre los números del presupuesto”.

Paz también criticó el recorte en los ingresos que se produjeron en el último período. “Que solo entren 450 implica una disminución del 50 por ciento respecto de lo establecido por el Plan Argentina Innovadora 2020-alertó-. Además, los llamados que tradicionalmente se realizan en diciembre, ahora se hacen en junio, con lo cual, uno podría prever que las autoridades intentan saltearse un año”.

Jorge Aliaga, ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y ex Subsecretario de Evaluación Institucional-MinCyT, brindó un pormenorizado análisis en materia de presupuestos e inversiones que se realizaron durante este período en Ciencia y Tecnología. Y planteó una duda respecto a los anuncios hechos por el Gobierno un día antes. “La Jefatura de Gabinete todavía no incorporó al presupuesto los 500 millones de pesos que ya se habían aprobado por la Cámara de Diputados para CONICET. Estos 1000 millones, ¿son aparte de los 500 millones que falta incorporar al CONICET o están incluidos? Porque si están contemplados dentro de ese dinero anunciado, solamente hay 500 millones más”, afirmó.

Aliaga, además, expuso, a partir de una serie de gráficos y análisis, una comparación del presupuesto que el Gobierno destinó al área científica y tecnológica. “El monto estimado para este 2019 es de 47 millones, lo que supone 23 millones menos –un 33 por ciento menos- de lo que se adjudicó en 2015. Para el mismo período, en el caso de la Comisión Nacional de Energía Atómica fue un 31 por ciento menos, en el INTA un 35 por ciento menos y, en el INTI, un 42 por ciento menos”, detalló.

Ana Franchi, directora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos, fue la encargada de leer el Documento Final, llamado “Llamamiento a la ciudadanía y las fuerzas políticas argentinas para salvar la ciencia: Sin ciencia, no hay futuro”. “La realidad es inocultable: hay centenares de proyectos de investigación paralizados por un financiamiento que ha sido pulverizado e institutos que carecen de los fondos mínimos necesarios para su funcionamiento cotidiano”, aseguró la investigadora.

En el documento se exigen, entre otras cuestiones, “la reinstalación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y la designación al frente del mismo de un equipo comprometido con el fortalecimiento del sistema científico”; “el cabal cumplimiento de la Ley Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva” y “el inmediato aumento de salarios para investigadores, becarios y becarias, personal de apoyo y administrativo del CONICET con el objeto de revertir el deterioro del poder adquisitivo que, desde diciembre de 2015 ha caído cerca de 35%”. El documento completo se puede leer ingresando aquí.

La jornada concluyó con la presencia de cientos de becarios, investigadores e investigadoras de distintas disciplinas en el Polo Científico Tecnológico, frente al ex Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, donde se volvieron a exponer los principales puntos del reclamo y se exigieron mejores condiciones salariales y presupuestarias del sector.

“El reclamo de la comunidad científica es muy claro, muy contundente- aseguró Juan Pablo Paz, en diálogo con la Agencia CTyS-UNLaM-. Esto no es solo a este Gobierno, sino un llamamiento a todas las fuerzas políticas para poder poner a la Ciencia y la Tecnología dentro del debate de la sociedad, y comprometerse a un programa de emergencia”.

Para el investigador superior, además, la percepción que la sociedad tiene de la importancia de la ciencia ha cambiado enormemente. “Para aquellos que protestamos en los 90, la situación era totalmente distinta, allí se trataba de arar en un terreno mucho menos fértil. Hoy, el reclamo de la comunidad científica genera mucha solidaridad en la sociedad, que entiende que la ciencia es algo muy importante y muy útil en nuestro país, ya sea por el tema de los satélites, de temas de salud o cualquiera de las disciplinas científicas”, concluyó.

Fecha de Publicación: 2019-05-22
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM