Interdisciplinario Divulgación 

EN UN EVENTO VIRTUAL

El MINCyT relanzó el Programa Raíces

Autoridades y funcionarios del área detallaron las características y objetivos de la iniciativa, que busca incentivar la repatriación de científicos y científicas que trabajan en el exterior y profundizar el vínculo con aquellos que residan en el extranjero, entre otras metas.

Nicolás Camargo Lescano (Agencia CTyS-UNLaM)- Con la presencia de autoridades, científicos y representantes de universidades nacionales, este lunes el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación relanzó el Programa Raíces, que tiene entre sus objetivos la repatriación de investigadores argentinos que actualmente estén trabajando en el exterior.

El acto de lanzamiento, realizado de forma virtual, contó con la disertación de la Jefa de Gabinete de la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación del MINCyT, Diana Español, quien repasó los principales ejes de esta nueva etapa del Programa. El primero, uno de los aspectos más conocidos, tiene que ver con los subsidios para el retorno de investigadores e investigadoras para trabajar en el país.

“Uno de los momentos históricos del Programa había sido en diciembre de 2015, cuando habíamos alcanzado más de 1.300 científicos repatriados a Argentina. Si bien, en los últimos años, la cifra bajó mucho, aprovechamos todo el año de pandemia para mejorar la implementación del Programa, actualizar el reglamento y generar un aumento sustancial en los subsidios”, destacó la funcionaria, al tiempo que agregó que este año ya se repatriaron ocho científicos. Para estos retornos, se invirtieron 3,6 millones de pesos.

El segundo eje, vinculado al Programa César Milstein, “está dedicado a financiar instancias de corta y media duración para científicos y científicas que vuelvan a Argentina para una actividad de vinculación”, detalló Español, que informó que en este aspecto también se actualizaron los subsidios y que, para 2021, se programaron tres meses con ventanillas de inscripción para recibir solicitudes: marzo, julio y noviembre.

En relación al tercer eje, relacionado con las redes de científicos argentinos en el exterior, Español apuntó que se trabajará en fortalecer las dinámicas y alcances. “Estas redes ya trabajaban para la vinculación, conexión y difusión de actividades para que los argentinos pudieran realizar sus actividades en los países de destino, pero le estamos agregando un eje diferente que tiene que ver con el involucramiento para la construcción de la política nacional, entre otros aspectos”, señaló.

El cuarto eje comprende la comisión asesora, conformada por diez miembros, “con una integración muy plural que decidirá si se aprueban o no subsidios de retorno y la posibilidad, además, de que esta comisión pueda diseñar proyectos y actividades para proponer al Programa Raíces”.

El quinto, por su parte, incluye la institucionalización del proceso para el Premio Raíces y Premio Leloir –destinado este último a extranjeros que colaboran con el sistema nacional de ciencia-, mientras que el sexto busca fortalecer el trabajo de vinculación con universidades e institutos para difundir las oportunidades de regresar a Argentina para generar subsidios complementarios.

Un instrumento estratégico

Por su parte, el Secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, Diego Hurtado, destacó la condición “emblemática” de este Programa: “En el contexto actual, estamos en una etapa en la que queremos recuperar una política de cooperación internacional y de relaciones internacionales en ciencia y tecnología. Logramos redimensionar varios componentes del programa y darle un peso específico a la cooperación regional”.

En ese sentido, el funcionario resaltó el acuerdo con México para la creación de una Agencia Espacial Latinoamericana y la creación del Centro Latinoamericano de Biotecnología, integrado por Argentina, Brasil y Uruguay, que se asentó sobre la base del Centro Binacional Argentino-Brasilero de Biotecnología (CABBIO), y que tiene la potencialidad de incorporar a otros países de la región, como Paraguay y Colombia.

Para Hurtado, “el componente más importante es pensar el Programa Raíces como un instrumento estratégico de políticas para la ciencia y la tecnología. Buscamos dar, con la dirección actual que tomamos, un salto cualitativo en las capacidades del programa”, consideró, agregando que, durante este año, se reunieron con redes de científicos de Israel, Chile, Países Bajos, Canadá, Alemania y Reino Unido.

“Impresiona la riqueza y la diversidad de especialidades y el nivel alcanzado por muchas trayectorias individuales. E impresiona también el conocimiento que surge de los ecosistemas nacionales de ciencia y tecnología de estos países”, valoró el científico, y destacó “la disposición que hay en esas redes, para trabajar y aceptar propuestas que les planteamos. El valor agregado de estas redes es enorme”.

Por su parte, la presidenta del CONICET, Ana Franchi, valoró el relanzamiento del Programa para el sistema de ciencia y tecnología. “Estos ocho científicos y científicas que retornan marcan un cambio de rumbo, en relación a lo que fueron los últimos años”, afirmó la investigadora.

Franchi también explicó que, de julio a diciembre de este año, el CONICET mantiene abiertas las convocatorias para ingresos de científicos que hayan estado al menos tres años en el exterior y que quieran volver para integrarse a algún grupo de investigación, tanto en instituciones públicas como privadas. Las evaluaciones se realizarán en marzo y los resultados estarán en junio.

“Una comunidad científica no se hace de la noche a la mañana, lleva muchísimos años. Es importante empezar a tener gestos hacia esta comunidad científica. Hay gestos como el aumento del estipendio de becas, de la cantidad de becas o del aumento de ingresos a carrera de investigador. Es fundamental porque es indispensable poner a la ciencia de pie para alcanzar el desarrollo de un país justo, inclusivo y federal”, concluyó.

Fecha de Publicación: 2020-12-21
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM