Ingeniería Divulgación 

PROYECTO BOCSOS

Una “casa” de fácil armado para situaciones de emergencia

Se trata de un espacio diseñado con fibra de vidrio para combatir la falta de hogar en períodos extensos durante catástrofes naturales y situaciones bélicas. Económico y de sencillo despliegue, el módulo inicial puede alojar a tres personas y armarse en pocos minutos con el trabajo de cuatro.

Cargando reproductor...

Sebastián Alonso (Agencia CTyS-UNLaM) – Katrina fue uno de los cinco huracanes más letales en la historia de Estados Unidos. El 23 de agosto del 2005 se formó en las Bahamas, cruzó Florida, y llegó a su pico de impacto en el Golfo de México. Varios meses después de la tragedia, muchos damnificados que habían perdido sus casas en Texas o Nueva Orleans, habitaban en tinglados o viviendas inapropiadas. Una de cada veinticinco personas, en esta última ciudad, aún se encontraba sin hogar.

Las consecuencias de esta catástrofe, como las de tantas otras que azotan diariamente a distintos países y regiones del mundo, inspiraron a Federico Caimari, Diseñador Industrial de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP), a elaborar un proyecto que resulte útil para afrontar este tipo de casos y diversas circunstancias extremas en las que las víctimas precisen protección por extensos lapsos de tiempo.

BOCSOS, el trabajo en cuestión, es un sistema de habitáculos modulares destinado a situaciones de emergencia, compuesto por dos capas de plástico reforzado con fibra de vidrio y espuma poliuretánica. La investigación y etapa de desarrollo para idearlo comprendieron un año y medio, lo cual trajo como resultado una vivienda de fácil armado, sólida y confortable, propicia para ser habitada por tres individuos.

La estructura se compacta y almacena en una caja de 115x127x280 cm., la cual facilita su traslado, minimiza su tamaño y, una vez armado, se transforma en hall de entrada. Cada unidad es transformable en un dormitorio o comedor, según las necesidades, utilizando literas como asientos y teniendo la posibilidad de desplegar una mesa de apoyo. Además, cuenta con estantes para guardar ropa o alimentos, linternas recargables y un manual con todas las indicaciones necesarias para articularlo correctamente.

“El sistema está pensado para ser ensamblado, por cuatro personas, en menos de media hora”, asegura Federico Caimari, en diálogo con Agencia CTyS-UNLaM. A su vez, los materiales que lo constituyen previenen el frío y el calor extremos y se eleva sobre el suelo unos centímetros a través de pequeñas columnas, con el fin de mantenerse nivelado en terrenos irregulares y amplificar su aislación a la humedad.

BOCSOS se encuentra equipado con tres bloques desplegables de techo y piso, diez de pared, tres camas, una mesa y estantes. El Diseñador Industrial argumenta que los habitáculos que comparten una función semejante y están disponibles actualmente “se asimilan a carpas de lona y son para cortos períodos, no están preparados para brindar la comodidad necesaria”.

Un proyecto con finalidad social

Cada vivienda base está hecha para poder extenderse, agregando piezas de pared y piso. De esta manera, en caso de ser necesario, es fácilmente ampliable y permite obtener un espacio para cinco o siete personas. Además, favorece esquemas de organización circulares y longitudinales, para posibilitar su adhesión a otros sistemas y conformar “barrios” en los cuales los damnificados pueden integrarse socialmente. El diseño se completa con un módulo de baño y otro de cocina, de uso compartido.

El proyecto, a diferencia de las opciones que hay en el mercado, fue pensado especialmente para fabricarse de una manera económica, con tecnologías que demandan principalmente un trabajo manual y no maquinaria pesada. La utilización de fibra de vidrio y algunas partes de chapa, requieren procesos de elaboración simple, aplicables con poca inversión y asequibles para países en desarrollo.

Con la intención de que sea un elemento a distribuirse a partir de políticas públicas, Caimari mantiene contactos actualmente con la Cruz Roja Internacional, movimiento humanitario de cooperación mundial, cuya sede está en Ginebra (Suiza) y se encuentra evaluando el sistema. “En tiempos de reconstrucción de hogares o armado de campamentos, luego de una guerra o catástrofe natural, BOCSOS aporta soluciones y logra suplir eficazmente al hogar”, concluye el investigador.

Fecha de Publicación: 2016-07-04
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM