Salud Divulgación 

A TRAVÉS DE UN SUBSIDIO OTORGADO POR FONARSEC

Una solución con sello argentino

El Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba se convertirá en el principal productor de solución conservadora de órganos para trasplantes en el país, lo que marca un hito en la producción pública de medicamentos. Abastecerá al INCUCAI y evalúan su potencial de exportación.

Marianela Ríos (Agencia CTyS-UNLaM)- La salud pública es, ante todo, un área a abordar de manera interdisciplinaria. Es por eso que, cuando varios organismos se unen para dar respuesta a una problemática en particular, el círculo se cierra para afianzar un sistema cuyo rol central es social.

Con ese objetivo en la mira, el Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) comenzó a desarrollar la primera solución conservadora de órganos para ablación y trasplante símil Wisconsin (“gold standard” o producto de referencia internacional) hecha en el país. La iniciativa surgió a partir de la necesidad del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) de contar con este producto médico que actualmente se importa y es de alto costo.

La posibilidad de escalar su producción para abastecer la demanda nacional se concretó con el anuncio del otorgamiento de un subsidio de 64 millones por parte del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC). “Empezamos a trabajar en este proyecto por el INCUCAI porque el laboratorio tiene como uno de sus objetivos estratégicos dar respuesta a las distintas necesidades sociales de salud pública”, destacó Daniel Allemandi, gerente de Operaciones del Laboratorio, en diálogo con la Agencia CTyS-UNLaM.

En este contexto, se elaboraron los primeros lotes a escala de desarrollo y se logró el registro ante la ANMAT. Con el financiamiento obtenido, se podrá pasar a la siguiente etapa: la ampliación y modernización tecnológica de la Planta de Tejidos y Productos Médicos y la adquisición de equipamientos.

“Proyectamos tener los tres lotes pilotos para el primer semestre del año que viene, mientras avanzamos con la aprobación de la planta por parte de la ANMAT. Una vez que tengamos eso, ya podemos liberar la producción. Se pasará de una escala de 50 litros por lote -que es la que hoy estamos haciendo en los estudios de desarrollo- a 500 litros por lote”, precisó Allemandi. Se estima que la demanda nacional solicitada por el INCUCAI sea de 6.000 litros anuales.

Una oportunidad para cruzar fronteras

La producción de solución conservadora de órganos marca un logro importante dentro de la industria local de productos médicos y medicamentos. Para el gerente de Operaciones del Laboratorio “el mayor impacto es en la salud pública”. “Con este avance, se podrá garantizar la provisión sostenida en el tiempo y con la calidad requerida por autoridad, ya que no se importaría más, lo que generaría un gran beneficio económico”, explicó.

En una segunda instancia, una vez que el Laboratorio de Hemoderivados logre abastecer las demandas locales, evalúan comenzar a explorar el potencial de exportación de este producto a nivel regional. Hasta el momento, sondearon países como Uruguay y Paraguay, donde también importan dicho insumo.

“En principio, tienen la misma problemática que nosotros, por eso hay una perspectiva posterior de poder exportar a esos países en el marco de una relación de intercambio de productos que actualmente se lleva a cabo”, puntualizó.

Por último, Allemandi resaltó la importancia de contar con un Laboratorio público, perteneciente a una universidad nacional, que contribuya a la concreción de este tipo de proyectos en pos del cumplimiento de “una función social”. “De esta manera, reafirmamos nuestro compromiso y seguimos trabajando para satisfacer las demandas del sistema de salud nacional”, concluyó.

Fecha de Publicación: 2022-04-21
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM