Humanidades Divulgación 

Más de 2000 años de historia

Investigadoras abordan la historia de pueblos precolombinos de Buenos Aires a través de la cerámica en la actualidad

Investigadoras de UBA-CONICET estudian la presencia de material de alfarería como práctica social en tiempos prehispánicos y su vinculación con las comunidades actuales que aun desarrollan la actividad en forma artística, comercial, en la enseñanza o en proyectos de instituciones locales, para reflexionar sobre su pasado.

Agustina Lima (Agencia CTyS-UNLaM) - En el marco de un proyecto de Extensión Universitaria UBANEX, perteneciente a la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), que difunde información sobre los procesos de poblamiento de sociedades cazadoras-recolectoras y pescadoras, se profundiza en la apropiación cultural de la cerámica local, tanto en factores sociales e institucionales que los condicionan como en prácticas sociales que las producen.

Según la doctora Virginia Salerno, investigadora del Instituto de Arqueología de la UBA y del CONICET, “el proyecto tiene que ver con dar visibilidad a las prácticas de ceramistas actuales y cómo ellos recuperan sentidos de la historia indígena, ya que algunos comenzaron a hacer cerámica inspirados en antiguos modelos con técnicas tradicionales”.

“Se formuló como continuidad de investigaciones previas desarrolladas a partir de entrevistas con ceramistas. En esta ocasión se está trabajando en colaboración con alfareros y alfareras para la elaboración de una muestra itinerante que pueda circular en las diferentes localidades de la microrregión representando las prácticas que en la actualidad recuperan técnicas prehispánicas”, mencionó a la Agencia CTyS-UNLaM Salerno.

En la cuenca del río Salado , provincia de Buenos Aires, se encuentra una amplia variedad de materiales asociados a la historia indígena regional, que data de 2700 años, la cual fue desconocida en los discursos oficiales. Actualmente, estos materiales forman parte de ámbitos rurales, colecciones privadas y públicas, se exponen en museos locales y son estudiados por especialistas.

El equipo de investigación trabaja en el área desde el año 1986. Sin embargo, en esta instancia, se proponen realizar una relación entre pobladores e historia. “La particularidad es que son sitios donde hay evidencias de aprovechamiento de los barros locales para hacer cerámica”, afirmó.

En la actualidad, algunos objetos se utilizan como elementos decorativos, se coleccionan a modo de souvenirs y amuletos, se regalan e intercambian por otros objetos antiguos, se venden y compran, o se entregan a instituciones en términos de antigüedades.

“El grupo de ceramistas de la microrregión con el que estamos trabajando está vinculado por el paisaje del Río Salado y lagunas asociadas, integra en sus producciones procesos tecnológicos prehispánicos mediante el uso de técnicas específicas, así como también replica y se inspira en parte de los diseños”, aseguró la investigadora.

“Que comunidades cazadoras-recolectoras tuvieran semejante tecnología y se sostenga así en el tiempo nos invita a repensar los estereotipos que la historia oficial cuenta respecto de la historia indígena local, nosotras como arqueólogas y antropólogas buscamos aportar a ese trabajo de deconstrucción”, remarcó la directora del proyecto.

Repensar la historia de la alfarería local

Estos sitios arqueológicos bonaerenses, a lo largo de la cuenca del Río Salado, fueron ocupados por grupos cazadores-recolectores y pescadores que contaban con recursos tanto animales como vegetales, disponían de los bosques de tala para refugio, madera y leña, así como de materias primas como agua y barro que utilizaron para elaborar alfarería de excelente calidad.

La complejidad, calidad y la variedad técnica empleada por estos antiguos pobladores es destacada por los ceramistas en la actualidad para reivindicar el pasado indígena local en un territorio sentido como propio. “El conocimiento tecnológico se trasmitió de generación a generación ya que estos grupos se movían por amplias regiones y conformaron extensas redes de intercambio en las que la cerámica jugó un papel importante”, destacó Salerno.

Asimismo, aseguró que “con la producción de cerámica actual se genera un vínculo que remite al pasado de un lugar y se expresa también en el momento en que se reflexiona sobre la venta y exposición de las piezas reproducidas”.

“Varios de los ceramistas con los que trabajamos reflexionan sobre la importancia de incluir la información de la fuente cuando se venden piezas reproducidas, como una forma de dar visibilidad a la historia indígena”, concluyó Salerno.

Participó también como co-directora del proyecto la doctora Dolores Estruch, investigadora en la Sección de Etnohistoria del Instituto de Ciencias Antropológicas de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA).

La investigación cuenta con el aval de los seis municipios involucrados: San Miguel de Monte, Chascomús, Lezama, Lobos, General Paz y General Belgrano, además del Instituto de Arqueología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Fecha de Publicación: 2020-07-03
Fuente: CTyS-UNLaM