Ingeniería Divulgación 

EN UNA EXPERIENCIA TRANSMEDIA

Arte, divulgación y tecnología por el medio ambiente

El escritor, docente y artista plástico Martín Crespi desarrolló un proyecto estético transmedia junto a docentes de Ingeniería de la UNLaM para divulgar los daños colaterales del sistema productivo.

Cargando reproductor...

(Agencia CTyS-UNLaM) - Una alegre Caperucita roja se adentra en el bosque patagónico y, mientras pasea, le avisa por WhastApp a su abuela mapuche que irá a visitarla. Pero la abuela no está en casa. En su lugar, un lobo vegano disfrazado espera el momento oportuno para robarle a la joven nieta su canasta de frutas.

A contramano del cuento clásico de Charles Perrault, el verdadero conflicto llegará después y encontrará a Caperucita, la abuela y el lobo del mismo lado: afuera están talando los árboles y plantando pinos industriales, el bosque está en peligro y ellos tres deben actuar de inmediato para salvarlo.

El docente y artista plástico Martín Crespi encontró la fórmula para unir la literatura infantil, el arte visual, la tecnología y la divulgación ambiental en un mismo proyecto transmedia sintetizado en el libro Caperucita. Un cuento clásico para tiempos modernos (Pachamamita libros, 2019).

No se trata sólo de reversionar un antiguo texto con realidades actuales, sino de interpelar la sensibilidad de los más chicos a partir de la mezcla de elementos, entre ellos, la realidad aumentada.

“El soporte del libro -el papel- es una herramienta de comunicación, pero también tenemos las posibilidades que nos brinda la tecnología para trabajar el contenido. Y en ese caso, el trabajo de Alicia Rosenthal y Ezequiel Lobatto (Departamento de Ingeniería – UNLaM) es impresionante porque no tiene límites en cuanto a lo que podés producir y la forma que le podes llegar a dar”, explica el autor, en diálogo con Agencia CTyS-UNLaM.

Mediante el escaneo de un código QR ubicado en la contratapa del libro, el lector puede descargarse un software gratuito para escuchar la historia al tiempo que, si se ubica la cámara del celular sobre las ilustraciones, estas se ven animadas en la pantalla. En otras palabras, se puede disfrutar de la historia en papel y, también, de su versión audiovisual, a la que también pueden acceder personas no videntes.

“Las nuevas generaciones –continúa Crespi- están súper adaptadas a las nuevas tecnologías. Los chicos están familiarizados con los teléfonos celulares, y me parece que es una vía a tener en cuenta a la hora de transmitir contenido y de problematizar lo que está sucediendo con las temáticas ambientales”.

Según el ingeniero en Informática y docente de Matemática y Astronomía de la UNLaM, Ezequiel Lobatto, lo que se buscó, en este caso, fue el aprovechamiento de programas informáticos preexistentes para cubrir las necesidades del proyecto audiovisual: reconocimiento de imágenes, activación de audio y animación, de forma inmediata y económicamente viable.

“El mayor atractivo que tienen estas propuestas es el uso de la tecnología a favor de transmitir un mensaje necesario para la sociedad actual y no, como muchas veces ocurre, que la tecnología concluya siendo un fin, un medio de consumo”, suma Lobatto.

Lo que a simple vista no se ve
Pero la experiencia transmedia no culmina en los numerosos libros infantiles editados por Crespi e ilustrados por Diana Cherau. El autor se valió de su costado artístico para desarrollar, a lo largo de cuatro años, una muestra plástica itinerante que refleja los múltiples daños sociales, económicos y materiales que trae a colación el desarrollo en manos del extractivismo.

Las piezas artísticas, actualmente exhibidas en el Museo del Hambre (Av. San Juan 2491, CABA), se pueden observar en el libro Naturaleza Humana. El arte como expresión (Pachamamita libros, 2019). Allí, funcionan como reflejo material de lo que narran cada uno de los más de 70 damnificados, activistas, investigadores de CONICET y de universidades nacionales, y periodistas entrevistados por el autor.

Entre los científicos consultados, se cuenta el testimonio de Maristella Svampa, Damián Marino, Damián Verzeñassi, Walter Pengue, Alicia Massarini, Carolina Vera y Lino Pizzolón. También, contiene el testimonio de Fabián Tomasi y Ana Zabaloy, fumigador y docente que recientemente fallecieron por exposición severa a los agrotóxicos.

Tal como en el caso de Caperucita, en esta obra la realidad aumentada juega el rol de expandir la experiencia de la lectura, de permitir el acceso al audio de las entrevistas –tal como un podcast- y de intervenir las obras de arte, generando un hecho artístico nuevo que complementa la información brindada en el texto.

En Naturaleza, Crespi argumenta que, para dar cuenta de las severas transformaciones que los modelos productivos están generando en el territorio y en sus poblaciones vecinas, los datos no son suficientes.

“Las artes plásticas permiten hacer foco, profundizar, detenerse por unos instantes y reflexionar en torno a lo esencial del mensaje. Permiten comunicar de una manera más directa lo no dicho. Permiten revelar lo absurdo de las reglas instituidas, aceptadas y naturalizadas”, resalta el autor en un fragmento del libro.

Es así que una imagen de tres jeringas incrustadas en una fruta puede decir mucho acerca de lo que las consecuencias letales del uso irresponsable de agroquímicos. La fotografía remite al caso de una niña de 12 años que falleció en Corrientes, en 2017, luego de comer una mandarina envenenada con furadán.

Todos los libros del autor, editados por Pachamamita libros, son de libre uso y circulación, y su versión online se puede descargar gratuitamente en el sitio de la editorial. Además, los libros infantiles también cuentan con segmentos de juegos pensados para trabajar en el aula, combinando nuevamente lo analógico con lo digital.

En alusión al aporte de la Universidad, Lobatto concluye: “Lo más importante es tener la idea, después viene el trabajo que la universidad y la ingeniería tienen que procurar: encontrar soluciones a las demandas que surgen de la sociedad. Y, en este caso, se trata de una demanda no siempre atendida porque viene del sector artístico ligado a la ecología, donde no hay recursos ni intereses nacionales detrás, solo el hecho de concientizar, un objetivo mucho más noble”.

Fecha de Publicación: 2019-11-19
Fuente: Agencia CTyS