Agrarias Divulgación 

MEDIO AMBIENTE

Acuerdo entre la UTN y una empresa para certificar el nuevo sistema de recupero de envases de agroquímicos

El convenio busca responder a un problema ambiental y de salud, ya que estos envases producen toxicidad y contaminación en los lugares en los que son abandonados.


En la Argentina se utilizan anualmente 17 millones de envases fitosanitarios, lo que representa 13.000 toneladas de plástico. Dichos envases tienen diferentes destinos: muchos quedan desperdigados en el campo, otros se acopian en galpones, algunos se reutilizan y otros van al entierro o quema. Lo cierto es que muchos de ellos entran a un mercado ilegal y otros tantos se llevan a disposición final en rellenos sanitarios no aptos.

En relación a ese problema, la ley 27279, reglamentada este año a través del decreto 134/2018, establece los requisitos mínimos de protección ambiental para el recupero de los envases vacíos utilizados para agroquímicos. De acuerdo al grado de toxicidad de lo que llevaban dentro, requieren una gestión condicionada y diferenciada, con procesos específicos y una completa trazabilidad, desde la producción hasta la disposición final del envase.

A través de la Facultad Regional de Avellaneda, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) firmó un acuerdo con la empresa Logiseed, una empresa dedicada a la logística para el agro. El principal objetivo es que la casa de estudios certifique el Sistema Integral de Recupero de Envases de Agroquímicos (SIRENFI) ante el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), para poder implementar el sistema en la provincia de Buenos Aires.

Dicho sistema es el primero que brinda la posibilidad de tener una trazabilidad de los envases de agroquímicos de punta a punta de la cadena, o sea desde que se fabrican hasta que se recuperan o destruyen. Surgió como respuesta a un problema ambiental y de salud, debido a la toxicidad de dichos bidones que se encuentran desperdigados por los campos.

El nuevo sistema se implementa a través de una alianza estratégica entre tres compañías: ID-First, que aporta la invención y el sistema; Plásticos Lago, que produce y luego reutiliza o destruye los envases; y Logiseed, que brinda el servicio de logística inversa.

Mediante este convenio marco, la UTN brindará acompañamiento técnico a través de su Centro de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T), dependiente de la Facultad Regional Avellaneda. Se trata de un centro integrado por un equipo multidisciplinario de profesionales.

Fecha de Publicación: 2019-07-26
Fuente: Prensa SIRENFI