Salud Divulgación 

DEL ESTUDIO PARTICIPARON 288 PERSONAS

La Sputnik V genera una alta respuesta inmune aún con una sola dosis

Investigadores del CONICET revelaron que el 94 por ciento de las personas que recibieron una sola aplicación de la vacuna producen anticuerpos específicos y que, en esa misma instancia, aquellos previamente infectados de COVID-19 logran desarrollan cinco veces más anticuerpos que los que no tuvieron antecedentes de infección.


Un equipo de investigadores del CONICET realizó un análisis global sobre la respuesta inmune inducida por la vacuna Sputnik V, en el que participaron 288 individuos, 61 de los cuales estuvieron previamente infectados con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. El estudio reveló que el 94 por ciento de las personas mostraron presencia de anticuerpos específicos tras recibir una sola dosis.

En los casos de pacientes previamente infectados de COVID-19, la primera dosis de la vacuna alcanzó para generar una respuesta inmune casi cinco veces mayor a la de los individuos sin antecedentes.

“La vacuna Sputnik V da una respuesta inmune robusta en gran parte de los vacunados. Si analizamos al grupo con previa exposición al virus que se incluyó en el análisis, no se observó un aumento significativo en el título de anticuerpos al aplicar la segunda dosis, sugiriendo que esta población no recibiría un beneficio adicional al recibir una segunda dosis”, afirmó la líder del estudio, Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigadora superior del CONICET, en un comunicado de prensa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCyT).

Por otra parte, el estudio reveló que el 96 por ciento de las personas menores de 60 años tienen anticuerpos a los 21 días de la primera aplicación. En los mayores, esa tasa es del 89 por ciento. El informe también demostró que las dos instancias de inmunización generan anticuerpos en el 100 por ciento de los vacunados.

Estos resultados son parte de la primera etapa de un estudio longitudinal de la Plataforma de Estudios Serológicos de la Provincia de Buenos Aires, que contó con el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y fue coordinado por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires en siete hospitales públicos de la Provincia de Buenos Aires: Evita, Fiorito, Rossi, San Juan de Dios, San Martín, San Roque y El Cruce.

Para llegar a esos resultados, los investigadores tomaron muestras de plasma de los voluntarios del personal de salud del subsector público de la Provincia de Buenos Aires antes de la vacunación (nivel basal), a los 21 días de la primera dosis y a los 21 días de la segunda.

Las 1200 muestras recolectadas en la provincia de Buenos Aires fueron transportadas y analizadas en el Laboratorio de Serología de la FIL, coordinado por Andrés Rossi, utilizando para ello el test COVIDAR IgG (desarrollado en esa institución junto al Laboratorio Lemos y aprobado por ANMAT) así como pruebas adicionales para medir la capacidad neutralizante de los anticuerpos.

Tras la aplicación de la primera dosis de Sputnik V, la respuesta inmune de los que estuvieron previamente infectados y lo que no fue marcadamente diferente. En el caso del primer grupo, la respuesta inmune contra SARS-CoV-2 mostró una media geométrica de título de anticuerpos de 9850, un valor elevado que refleja cuántas veces se puede diluir el anticuerpo y aun detectar su actividad. El otro grupo, sin previa infección, mostró un valor medio de 244.

Tras la segunda dosis, la cantidad de anticuerpos en el grupo sin previa infección saltó de 244 a 2150, mientras que en el grupo con previa exposición a SARS-CoV-2 no se observaron diferencias significativas en los anticuerpos después de una o dos dosis.

Según aseguró el investigador de CONICET Jorge Geffner en un comunicado de prensa, “estos resultados indican que la infección previa genera memoria inmunológica y que la reactivación del sistema inmune frente a una dosis de vacuna Sputnik V da lugar a niveles de anticuerpos muy superiores a la desarrollada después de dos dosis en personas que no se enfrentaron con el virus previamente”.

Recientes trabajos con las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna han mostrado que la respuesta humoral (anticuerpos) luego de una dosis en personas con exposición previa al virus es de tal magnitud que sería posible no aplicar una segunda dosis. De hecho, países como Francia y España adoptaron esa política en ciertas franjas etarias para optimizar recursos.

“Los resultados finales de este primer trabajo de la plataforma demuestran la importancia de generar evidencia local de manera interdisciplinaria entre hospitales públicos e instituciones de investigación para la toma de decisiones”, expresó Marina Pifano, asesora en biotecnología del Gabinete de Asesores del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, en un artículo publicado por la cartera de Ciencia.

Fecha de Publicación: 2021-04-15
Fuente: Agencia CTyS