Exactas y Naturales Divulgación 

ASTRONOMÍA

Develando los misterios del eclipse

Este martes 2 de Julio, algunas regiones de Argentina serán testigos de un evento astronómico especial y muy poco frecuente: un eclipse solar total. Dos expertos explican el fenómeno y la importancia que tiene para la ciencia estudiar este suceso.

Agencia CTyS-UNLaM- “Un eclipse solar total es uno de los sucesos más asombrosos que podamos ver. Literalmente, el día se hará de noche”, aseguró Guillaume Hébrard, investigador en el Instituto de Astrofísica de París (IAP) y protagonista, junto al científico argentino Rodrigo Díaz, de la última edición del Café de las Ciencias, que se llevó a cabo en el Centro Cultural de la Ciencia.

A lo largo de la jornada, tanto Hébrard como Díaz –investigador del CONICET en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio en Buenos Aires (IAFE)- fueron explicando y definiendo distintos aspectos de los eclipses solares, un fenómeno astronómico donde la Luna se ubica entre la Tierra y el Sol. Algunas regiones de Argentina serán testigos de este proceso en dos oportunidades: el próximo martes 2 de julio y el 14 de diciembre de 2020.

El de este martes en particular, se podrá observar al final del día, alrededor de las 17.40, en una banda de alrededor de 130 km de ancho que atravesará Argentina de oeste a este, hasta unos kilómetros al sur de Buenos Aires, y puede durar hasta dos minutos y medio. El eclipse parcial podrá observarse en toda la Argentina, así como en numerosos países sudamericanos un poco después de las 18 h y podrá durar más de dos horas.

El científico francés explicó que, si bien la Luna es unas 400 veces más pequeña que el Sol, está unas 400 veces más cerca de la Tierra, y es por esa razón que se dan estos eclipses solares, permitiendo que la Luna cubra, por completo, al astro Rey. Hébrard también distinguió entre el eclipse total –que en Argentina se verá en ciudades como San Juan, Río Cuarto y Chivilcoy, por ejemplo- donde la Luna cubre al Sol completamente, y el eclipse parcial, donde el satélite de la Tierra recubre sólo un lado del Sol.

El investigador alertó que es muy peligroso ver un eclipse parcial de forma directa, ya que puede dañar a la vista y recomendó “utilizar anteojos especiales para eclipses, con binoculares con filtros solares adecuados, o tomando fotos o filmando videos del Sol”. También aconsejó una técnica llamada proyección estenopeica, “usando un cartón, al que se le hace un hueco, y se mira la proyección del sol en algún otro soporte, como el piso o la pared”.

Hébrard también detalló que tanto el plano de la órbita de la Luna alrededor de la Tierra y de esta última alrededor del Sol no se confunden. “Por esa razón es que los eclipses solares no se producen con tanta frecuencia y, cuando lo hacen, sólo se pueden observar en regiones muy acotadas del planeta”, agregó.

Díaz, por su parte, compartió sus líneas de investigación sobre los planetas extrasolares, “planetas como los del Sistema Solar pero que están en órbita alrededor de otras estrellas, y no del Sol”. El investigador del CONICET señaló que el campo de estudio sobre los planetas extrasolares es relativamente nuevo y que comenzó con el hallazgo del primero de ellos, en 1995. “En estos años se han descubierto alrededor de 4000 exoplanetas y la cantidad de sorpresas y de descubrimientos inesperados que se realizaron a partir de las investigaciones es realmente enorme. Es un campo de investigación sumamente interesante”.

Díaz relató que, como estos cuerpos celestes están a una enorme distancia de la Tierra, se deben apelar a distintas técnicas para descubrirlos y estudiarlos. Una de ellas puede ser el análisis de los efectos que los planetas producen en su estrella, como modificar su velocidad. El otro método utilizado es el de los tránsitos. “Se puede usar cuando la órbita del planeta está orientada de tal forma que el planeta pasa por delante de su estrella, desde el punto de vista de la Tierra- explica el investigador-. En esos casos, podemos ver al planeta extrasolar pasando por delante del disco de su estrella y tapa una porción de luz. Cuanto más grande es el planeta, mayor es la cantidad de luz que tapa”.

Lo interesante de este fenómeno, contó el investigador del IAFE, es que hay una porción minúscula de luz que atraviesa el planeta extrasolar y llega a la Tierra. “Esa luz no fue bloqueada ni pasa de costado, sino que pasa a través de las capas altas de la atmósfera del planeta en cuestión y nos llega a nosotros. Y es muy importante porque lleva información enmarcada por la constitución química de esa atmósfera”, explicó Díaz, y agregó que dicha información “puede ser una puerta de entrada a lo que ocurre en el interior del planeta”.

El investigador, además, recomendó visitar el sitio www.totalidad.com.ar, llevado a cabo por la Asociación Argentina de Astronomía, “ya que contiene mucha información sobre los eclipses en general y sobre los dos eclipses que habrá en Argentina tanto en 2019 como en 2010”, concluyó.

Fecha de Publicación: 2019-06-27
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM