Agrarias Divulgación 

EN EL MARCO DE UN ESTUDIO CONJUNTO CON LA OIT

Investigadores del INTA aseguran que el acceso al agua contribuye a disminuir el trabajo infantil en las zonas rurales

Una investigación realizada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que las horas semanales dedicadas a la recolección de agua llevadas a cabo por niños, niñas y adolescentes se redujeron en un cincuenta por ciento gracias a obras de acceso al agua para uso doméstico y productivo.


Un estudio reciente analizó los avances y ventajas del programa ProHuerta, una iniciativa a cargo del INTA y financiado por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que propone diversas tecnologías de captación, conducción, almacenamiento y distribución del agua para uso integral, es decir, destinados al consumo doméstico, a la producción y el riego.

Tras relevar los casos de 497 infantes, ubicados en 187 hogares de todo el país, los resultados del estudio aseguran que la mejora en el acceso al agua redujo significativamente el promedio de horas semanales dedicadas a distintas tareas de acarreo y provisión de agua, que pasaron de 4,88 a 2,33.

Según Diego Ramilo, director del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (CIPAF-INTA), esta investigación “permite desnaturalizar en distintos sectores lo que significa el trabajo infantil y profundiza las políticas públicas por parte del INTA, ministerios y organismos, porque esta problemática es clave en la tarea de satisfacer las necesidades básicas y derechos de las poblaciones rurales”.

Asimismo, el ingeniero explicó a Prensa INTA que el 85 por ciento de los hogares encuestados consideran que, a partir de la implementación de la tecnología, pudieron dedicar más tiempo a la escolaridad de los niños y niñas, y dar nuevos usos al agua, como alimentación, lavado de ropa e higiene personal, así como también pasar del 17 al 53 por ciento de hogares que cuentan con agua por cañería dentro de la vivienda.

En las zonas rurales de Argentina, el trabajo infantil alcanza a dos de cada diez niños y niñas de entre 5 y 15 años y representa al 43,5 por ciento de los adolescentes de entre 16 y 17, de acuerdo con datos proporcionados por la Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA).

La investigación y aplicación del programa ProHuerta del INTA está enmarcada en el Proyecto Offside: ¡marcando la cancha”, financiado por la oficina de la Organización Internacional del Trabajo en Argentina, a través del Plan Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y Protección del Trabajo Adolescente (2018-2022).

Fecha de Publicación: 2021-03-29
Fuente: Prensa INTA