Agrarias Divulgación 

INVESTIGACIÓN

En busca de un zapallo sin las consecuencias de la erosión genética

El CONICET y la Universidad Nacional de San Juan colaboran con la federación de pequeños productores de San Juan para producir una variedad de zapallos deseables en sabor, forma, color y tamaño.


A través de los sucesivos ciclos de cultivos, se produce un proceso de erosión genética respecto de la calidad de la semilla madre y de los productos obtenidos a través de ella.

A partir de esta situación, se ha firmado un proyecto de Investigación y Desarrollo entre el grupo liderado por la investigadora Rosalia Paz del Centro de Investigaciones de la Geósfera y la Biósfera (CIGEOBIO, CONICET-UNSJ) y FECOAGRO para el desarrollo de una nueva semilla de zapallo sobre la base genética de una variedad desarrollada en Argentina a principios de los ’90 por Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

La genetista Paz afirmó que “una vez que una variedad de hortaliza sufre un proceso de erosión genética ya no se puede recuperar, pero si se puede desarrollar una nueva con características también deseables en lo que refiere al sabor, la forma, el color y el tamaño”.

El desarrollo apunta a obtener la semilla madre de un zapallo con una forma uniforme, dulce y de un intenso color naranja. Una vez que se estabiliza la variedad son fundamentales las tareas de mantenimiento para evitar su erosión y no volver al punto de partida.

Rosalia Paz agregó que también están desarrollando marcadores genéticos que permitan a los productores identificar y verificar variedades de semilla a la hora de comprarlas. “En ocasiones, los horticultores adquieren una determinada variedad de semilla, pero luego cosechan otra distinta”, comentó.

Fecha de Publicación: 2019-04-01
Fuente: Prensa CONICET