Exactas y Naturales Divulgación 

TRABAJO CONJUNTO CON LA UNIVERSIDAD DE TEXAS

Paleontólogos argentinos descubren un diminuto abuelo de los dinosaurios en Estados Unidos

La nueva especie, de 220 millones de años de antigüedad, fue nombrada Soumyasaurus aenigmaticus. Este “abuelo” de los dinosaurios tenía muy buena visión y era muy ágil, lo cual habría sido clave para que pudiera sobrevivir entre los gigantes protococodrilos que dominaban durante el período Triásico.

Cargando reproductor...

Agencia CTyS-UNLaM - Este ejemplar tenía un cráneo de apenas cuatro centímetros. El doctor Federico Agnolin, investigador del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y del CONICET, indicó a la Agencia CTyS-UNLaM que “esta nueva especie es un ancestro, una especie de abuelo de los dinosaurios y, por la forma de sus dientes, interpretamos que se alimentaba de insectos que capturaba ágilmente entre los antiguos bosques texanos”.

Luego de la gran extinción del Pérmico -la extinción más grande que haya conocido la Tierra-, se inició una nueva era que se conoce como el Triásico y en la que tuvieron su origen los dinosaurios. Pero los dinosaurios no dominaron el mundo con facilidad y les llevó varios millones de años alcanzar tamaños gigantescos.

“El cráneo del Soumyasaurus tiene muchos rasgos que nos hace pensar en las aves actuales, en tanto que pudimos reconocer que tenía un oído muy agudo y una visión espectacular”, afirmó el investigador argentino que realizó esta investigación junto a los especialistas Volkan Sarıgül y Sankar Chatterjee del Museo de Texas.

Por estas características, los especialistas consideran que podría haber sido un animal nocturno. Sus fósiles fueron hallados en el yacimiento Post-Quarry, al oeste de Texas, en el año 1993. Sin embargo, por las mismas particularidades del ejemplar, no se habían interpretado ni resuelto los enigmas de esta nueva especie hasta hoy.

“Si bien el tamaño del Soumyasaurus aenigmaticus no superaba el medio metro, era un animal ágil e inteligente”, aseguró Agnolin. Y analizó: “Posiblemente, estas características permitieron que esta especie y sus parientes fueran muy exitosos y capaces de escapar de las fauces de los enormes reptiles con los que convivían”.

El Soumyasaurus es un ancestro de los primeros dinosaurios. Asimismo, posee rasgos semejantes a las aves actuales, es decir, tiene similitudes con los dinosaurios modernos que lograron sobrevivir a la extinción que se produjo hace 65 millones de años.

También, en este sitio en Texas se encontró una columna vertebral y restos fragmentarios de otros saurios que son descritos en este estudio publicado en la revista de Historia Natural de la Fundación Félix de Azara.

Los primeros dinosaurios y el primer gigante
Durante casi todo el periodo Triásico que se extendió hasta los 200 millones de años, los dinosaurios tuvieron tamaños no muy mayores a los de un perro o una oveja. Recientemente, hace pocos meses, investigadores del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan (IMCN) dieron a conocer el primer caso de gigantismo entre los dinosaurios, a partir de una especie herbívora de unos 208 millones de años de antigüedad a la que bautizaron como Ingentia prima.

No obstante, este caso es una excepción para el tamaño que tenían los dinosaurios en aquellos tiempos. Y las características observadas en el Soumyasarus habrían sido determinantes para que los dinosaurios, finalmente, lograran dominar la Tierra durante los siguientes 180 millones de años.

En la época del Soumyasaurus aenigmaticus, los continentes estaban unidos formando una descomunal masa continental conocida como Pangea y aún no existían las plantas con flores, los pastos ni los yuyos, por lo que se estima que el mundo del Triásico no tenía muchos colores.

Pangea contenía grandes desiertos en su interior y debido a que estaba fragmentado por océanos, los animales podían distribuirse de un lado al otro del globo. Es por ello que se encuentran animales semejantes en puntos distantes del Planeta para aquella época.

Fecha de Publicación: 2018-11-22
Fuente: Agencia CTyS-UNLaM