Agrarias Divulgación 

SERÁ PARA INCREMENTAR SU PRODUCCIÓN DE FORMA SOSTENIBLE

Expertos del INTA realizaron aportes para una mejora productiva en el cultivo de soja

Especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) participaron de una investigación que determinó que una correcta nutrición biológica y ciertas prácticas de manejo agronómico promueven el potencial productivo del cultivo de soja.


Un equipo de investigadores del Grupo de Nutrición Biológica, integrado por especialistas del INTA, desarrolló un estudio sobre los factores que influyen en la producción de la planta de soja. Entre ellos, el proceso de inoculación, que es la capacidad que tienen las bacterias de tomar nitrógeno del aire, transformarlo y ponerlo a disposición de las raíces de la planta.

El ingeniero Alejandro Perticari, especialista en manejo de cultivos de la Agencia de Extensión Rural del INTA-San Luis, aseguró que “el avance de la tecnología, sumado a la diversidad de condiciones para la producción de soja, derivó en una mayor y, cada vez más variada, disponibilidad de inoculantes y procedimientos que buscan aportar soluciones efectivas para su empleo en las condiciones reales de producción”.

“Se debe prestar especial atención a las condiciones del ambiente para que permitan una rápida germinación, emergencia e implantación”, recomendó Perticari a Prensa INTA y, además, agregó que es necesario utilizar inoculantes de calidad comprobada y con una composición acorde a las condiciones de aplicación, almacenamiento y siembra del cultivo.

Sin embargo, según los investigadores del INTA -los cuales participaron de este estudio junto con universidades y empresas privadas-, este no es el único aspecto relevante para alcanzar el potencial productivo de cada variedad, sino que también influyen las prácticas de manejo agronómico, como la elección de genotipos y de fecha de siembra, sumado a una adecuada protección y nutrición del cultivo.

Respecto a la fertilización de la planta, el investigador del INTA mencionó que para lograr una adecuada nutrición también es necesario tener en cuenta elementos, como fósforo, azufre y otros que, potencialmente puedan limitar el normal crecimiento de la soja.

En este sentido, el grupo de especialistas remarcó la importancia de continuar con los adecuados procesos de selección que acompañen los avances en mejoramiento genético del cultivo y los nuevos eventos tecnológicos.

Fecha de Publicación: 2020-10-09
Fuente: Prensa INTA