Exactas y Naturales  

TUCUMÁN

Mandarinas, grandes aliadas contra enfermedades infecciosas

Científicos del CONICET revelaron que los aceites esenciales y ciertos compuestos orgánicos de esta fruta combaten a las bacterias resistentes a antibióticos en el organismo humano.


Investigadores tucumanos descubrieron que los aceites esenciales y los terpenos presentes en la cáscara de la mandarina pueden contribuir en la lucha contra ciertas bacterias patógenas del organismo y socavar, así, su resistencia a los antimicrobianos.

El hallazgo, publicado por Constanza Luciardi, becaria en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), abre la posibilidad de incorporar estos recursos en productos farmacológicos o alimenticios con el objetivo de proteger al organismo de enfermedades infecciosas.

La investigación surgió de la necesidad de conocer otras virtudes en los alimentos presentes en la región. En el caso de los aceites esenciales y terpenos de la mandarina, pudieron detectar que se destacan por su actividad antifúngica, antivírica y antibacteriana en altas concentraciones y sobre bacterias de “vida libre”.

En particular, estas sustancias logran interferir en la comunicación bacteriana al contrarrestar los mecanismos de resistencia y volver a la bacteria sensible frente a las defensas activas del huésped.

Para que los aceites surtan su efecto antipatogénico, la ración debe ser del orden de 10-100 microgramos/mL., una cantidad superior a la que actualmente se utiliza de estos extractos para saborizar productos alimenticios. Sin embargo, el hallazgo puede funcionar como un impulso para otorgar valor agregado a la producción regional de estas frutas.

Fecha de Publicación: 2018-09-19
Fuente: Agencia CTyS