Agrarias Divulgación 

ANALIZAN LAS RELACIONES ECOLÓGICAS DE LOS ORGANISMOS

Investigadores de la UNR estudian los cambios en el ecosistema provocados por el cambio climático

Un grupo de ingenieros agrónomos de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) realizó un estudio sobre plantas e insectos en simultáneo con especialistas de otros siete países. Pudieron comprobar que el cambio climático producirá inestabilidades en los diversos ecosistemas.


El estudio desarrollado por una red internacional de investigadores de diversas universidades, entre ellas la UNR, consistió en analizar las respuestas, frente al cambio climático, de las redes tróficas presentes en unas plantas llamadas bromelias tanque.

Estas plantas típicas de los bosques neotropicales, que constituyen un sistema modelo con hojas en forma de roseta, pueden contener agua de lluvia y, de este modo, forman microcosmos naturales que albergan un ecosistema.

El ingeniero Ignacio Barberis, uno de los coordinadores del proyecto y miembro del Instituto de Investigaciones en Ciencias Agrarias de Rosario (CONICET-UNR) aseguró a Prensa UNR que, en el año 2011, “este estudio comenzó porque había muchos investigadores a nivel mundial analizando estas plantas y las comunidades de insectos que viven en ellas”. Por ello, decidieron trabajar para comparar los resultados.

El estudio se realizó en el Centro Operativo Experimental Provincial “Aldo Emilio Tessio”, ubicado en Las Gamas, a 20 kilómetros de Vera, en el norte de la provincia de Santa Fe. Allí, 30 bromelias fueron cubiertas con un techo para evitar que les llegara agua desde afuera y durante sesenta días recibieron un régimen de lluvias simulado.

El cambio en la frecuencia y en la cantidad de agua fue diseñado para cada uno de los siete países que participaron, respecto a los estándares locales y, a su vez, en cada lugar se hizo en el momento que se consideró más adecuado de acuerdo a los hemisferios.

Los principales resultados publicados en la revista Nature Communications explican una alteración de las interacciones tróficas, es decir, de las relaciones entre los organismos de dicho ecosistema. Por lo tanto, en un futuro cercano, se esperan fuertes cambios en la estructura y la dinámica de las redes ecológicas en respuesta a los cambios en los regímenes de precipitaciones.

Según el investigador, “a medida que se va reduciendo la cantidad de agua disponible, por un lado, el predador -los insectos- tiene más facilidad para encontrar las presas porque si hay mucha agua, estas se escapan. Y cuando el agua se concentra, también lo hacen los recursos, lo que permite que crezcan más. Por otro lado, el predador en general tiene una vida más larga y más capacidad de sobrevivir a la sequía”.

La presente investigación fue fruto de la colaboración entre los científicos del Instituto de Investigaciones en Ciencias Agrarias de Rosario (Conicet-UNR), Ignacio Barberis, Guillermo Montero y Rodrigo Freire y sus pares de Brasil, Canadá, Francia, Puerto Rico, Estados Unidos, Colombia y Reino Unido.

Fecha de Publicación: 2020-09-08
Fuente: Prensa UNR