Exactas y Naturales Noticias 

NUEVA ICNOESPECIE BAUTIZADA FELIPEDA MIRAMARENSIS

Las primeras huellas de tigre dientes de sable del mundo son de Miramar

Un estudio publicado en la revista científica Ichnos determinó que las huellas fósiles descubiertas en 2015 por personal del Museo Municipal Punta Hermengo de la ciudad de Miramar son las primeras atribuibles al tigre dientes de sable a nivel mundial.


Muy cerca del centro urbano se obtuvo el primer registro de las huellas -de unos 19 centímetros de diámetro- de este gran felino. “La nueva icnoespecie fue bautizada científicamente como Felipeda miramarensis, que básicamente significa ‘pie de felino miramarense’, en honor a la ciudad donde se las encontró”, contó Daniel Boh, uno de sus descubridores.

Los tigres dientes de sable se encuentran en el registro fósil de Argentina a partir de restos óseos del denominado Smilodon populator, el mayor representante de este grupo de felinos extintos que habitaron también América del Norte, Asia y Europa. Hasta este hallazgo, nunca se habían encontrado huellas de esta criatura que se extinguió hace aproximadamente 10 mil años.

La investigación fue realizada por el paleontólogo Federico Agnolin del Museo Argentino de Ciencias Naturales, de la Fundación Azara, de la Universidad Maimónides y del CONICET, junto con Nicolás Chimento, Denise Campo y Francisco De Cianni del Museo Argentino de Ciencias Naturales de Buenos Aires.

Del trabajo también participaron los descubridores de las huellas, Mariano Magnussen y Daniel Boh, quienes se desempeñan en el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar, dependiente de la Secretaria de Turismo y Cultura de la Municipalidad de General Alvarado.

Además de tener unos caninos que llegaban a sobresalir más de 25 centímetros, este félido poseía un gran desarrollo de la parte anterior de su cuerpo, por lo que podía lanzarse hacia abajo con gran fuerza hacia sus presas. “La diferencia en tamaño de las huellas posteriores y anteriores de Felipeda miramarensis refleja la anatomía de esta bestia extinta”, indicó Boh.

Este tigre de unos 300 kilos de peso no fue la única especie que marcó su pasó por Miramar. En esos pantanos de unos 100 mil años de antigüedad, también dejaron sus huellas -a orillas de una laguna que ya no existe- aves de más de un metro de altura y roedores gigantes.

Fecha de Publicación: 2018-09-10
Fuente: Prensa Museo Miramar