EL DREADNOUGHTUS SCHRANI

Los estudios que realizan sobre el nuevo gigante argentino

Hace pocos días, se dio a conocer otro dinosaurio de dimensiones descomunales hallado en Santa Cruz. El investigador del Centro Nacional Patagónico que participó del hallazgo dio detalles sobre el estudio presentado y anticipó las investigaciones que continúan realizándose sobre este ejemplar que vivió hace 77 millones de años.


Emanuel Pujol (Agencia CTyS) - Uno de los aspectos más importantes de este descubrimiento es que se pudo recuperar el 45 por ciento de los huesos de la nueva especie, representativos del 70 por ciento de su esqueleto.

Con sus 26 metros de extensión, este titanosaurio no es el más grande de todos, pero sí es el más completo y aportará mucha información sobre la forma en que estos gigantes podían desplazarse y se podrá reconstruir hasta cómo se componían sus músculos y tendones en algunas partes de su anatomía.

El paleontólogo Lucio Ibiricu contó a la Agencia CTyS que “el paper publicado en la revista científica Scientific Reports, le da nombre a este nuevo género y especie, lo ubica filogenéticamente, es decir, indica con qué grupo de titanosaurios estaba más emparentado, pero también estamos trabajando en otros estudios, de tipo paleobiológico, que consiste en reconstrucciones musculares y de los tejidos blandos de algunas partes de su cuerpo, como la cola por ejemplo”.

Además de los fósiles de la cola, también se encontraron vértebras dorsales, de la espalda, del cuello, huesos del pie y de la mano, parte de la mandíbula, todos ellos con muy buena conservación y algunos de los cuales estaban articulados.

Uno de los estudios ya concretados permitió saber que este dinosaurio cuadrúpedo, que alcanzó los 26 metros de longitud, aun estaba en etapa de desarrollo cuando falleció. “Se tomó una pequeña porción de hueso y se lo cortó muy chico para poder mirarlo en el microscopio, por lo que se pudo comprobar que podría haber crecido un poco más”, precisó Ibiricu.

El paleoambiente en el que vivió este gigante herbívoro era muy distinto a la Santa Cruz que conocemos en la actualidad. A fines del Cretácico, allí había un clima subtropical, con muchos más ríos y meandros.

“Necesariamente, debía haber una vegetación abundante para poder abastecer las necesidades energéticas de titanosaurios de tales magnitudes, que seguramente comían durante gran parte del día”, observó el investigador del CENPAT.

Los más grandes del mundo
Ibiricu explicó que los titanosaurios tienen representantes de tamaños medianos a chicos y representantes de tamaño gigantesco, siendo los dinosaurios más grandes conocidos hasta ahora.

Nuestro país ostenta el haber dado a conocer los dinosaurios de mayores dimensiones del mundo: el Argentinosaurus goza de renombre y, hace pocas semanas, se dio a conocer un saurópodo aun más grande, descubierto en Chubut y con un peso mínimo de 77 toneladas. En tanto, el Dreadnoughtus schrani se disputa el tercer escalón de este podio con otros colosos del país, como el Futalognkosaurus, pero superando a todos los demás por la abundancia de sus restos hallados.

El paleontólogo del CENPAT comentó que “hay características constantes en todos los representantes de los titanosaurios, pero así también hay características distintivas que son únicas y permiten determinar la existencia de distintos géneros y especies”.

Santa Cruz, con mucho potencial paleontológico
El doctor Ibiricu analizó que “el registro fósil de Santa Cruz es menor al de otras provincias como Neuquén, Río Negro o Chubut, pero creo que tiene un gran potencial, con la diferencia de que hay menos paleontólogos trabajando allí y cuantas más campañas se puedan realizar, más materiales se van a encontrar”.

Ha aumentado la cantidad de paleontólogos en el país y se ha incrementado al cantidad de campañas en los últimos años. Dicha tendencia puede verse reflejada en la aparición de cada vez más ejemplares. “Al caminar, también se encuentran fósiles de especies que pueden ser pequeñas, pero está claro que no por ello son menos importantes”, consideró el investigador.

Ibiricu participó de todas las campañas que se realizaron entre el 2005 y el 2009 para rescatar al Dreadnoughtus. “Cuando surgió este proyecto, estaba en la Universidad Nacional de la Patagonia, en Comodoro Rivadavia, y me ofrecieron ir al campo, que es la parte del trabajo que más me gusta, y en esa primera salida que duró cerca de dos meses encontramos este material en las cercanías del río La Leona”, recordó en diálogo con la Agencia CTyS.

Dichas campañas solían prolongarse varias semanas por la complejidad que representa el tener que desplazarse grandes distancias. En cada expedición, trabajaba un grupo de al menos diez personas en todo momento.

Los fósiles están en el exterior, sometidos a estudio, pero regresarán al Museo de Río Gallegos. “Los materiales van a volver estabilizados y preparados para exponer, lo cual va a ser muy importante tanto para el público en general como así también para los científicos que se van a acercar para verlo e imagino que será muy importante para la región”, valoró el paleontólogo.

Ibiricu sopesó que “seguramente, los huesos originales estarán a la vista y se harán copias de un material tipo plástico para poder reconstruir como era el dinosaurio en pie, porque los fósiles están petrificados, son pesadísimos, y sería imposible montarlos”.

Fecha de Publicación: 2014-09-15
Fuente: