Exactas y Naturales Noticias 

ÉPOCA DE VERANO EN EL POLO NORTE

Alerta por calentamiento en Groenlandia

En cuatro días, entre el 8 y el 12 de julio, el área donde se detectó algún grado de descongelamiento en la superficie total de Groenlandia pasó a ser del 40 al 97 por ciento. El dato enciende un alerta, pero los investigadores recomiendan cautela y la necesidad de contrastar esta información con lo que ocurra en los próximos años.

El Ing. Marinsek, del área glaciología del IAA, en diálogo con la Agencia CTyS.

Cada verano en el hemisferio norte, cerca de la mitad de la superficie de la capa de hielo de Groenlandia se derrite parcialmente de forma natural. Llamativamente, este año, se dieron condiciones de derretimiento en casi todo su territorio, aun en las partes más elevadas y frías, según los datos aportados por diversos satélites.

En promedio, un fenómeno similar ocurriría cada 150 años. Los científicos logran reconstruir el pasado climático a través de testigos de hielo; por ejemplo, el ingeniero Sebastián Marinsek, del área de glaciología del Instituto Antártico Argentino (IAA), señaló en diálogo con la Agencia CTyS que a través de los testigos de hielo se llegó a reconstruir casi el último millón de años en la Antártida.

“No es que este fenómeno ocurre cada 150 años en Groenlandia, sino que se genera una estadística a partir de los testigos de hielo”, aclaró el especialista. Y agregó: “Podría ser que pasen 200 años entre uno de estos acontecimientos y luego un siglo, generando este promedio que mencionaron los investigadores de la NASA”.

En la Antártida, la situación es distinta y es menos probable que ocurra un fenómeno de esas características. “La Antártida es mucho más grande y con diferencias de comportamiento entre una zona y otra, al igual que los regímenes climáticos, los cuales son muy diversos entre las zonas exteriores y la Antártida interior”, mencionó Marinsek.

Más allá de que es factible que esto ocurra en Groenlandia, no deja de ser un dato llamativo. De hecho, el investigador del IAA comentó que “quien hizo este descubrimiento tardó tiempo en darlo a conocer, porque en primera instancia pensó que podría ser algún error en el método o en los datos, hasta que lo corroboró con otros colegas que procesan datos de otros sensores”.

Marinsek explicó que los datos obtenidos de los satélites indican la superficie donde habría condiciones que hacen posible que haya derretimientos, pero que el patrón no es exacto, si no que es estimado en base a mediciones en el terreno durante campañas de trabajo. Por este motivo el resultado obtenido indica zonas de “probable derretimiento”.

Los científicos seguirán de cerca este fenómeno de aquí en más. Asimismo, hace dos semanas, se desprendió un témpano cerca de Groenlandia. Ambos representan llamados de atención y si ocurrieran más eventos semejantes podrían ser índice de una tendencia que no se pueda ajustar a una mera coincidencia.

Sobre lo que puede ocurrir o no, Marinsek mencionó que “puede que ocurra nuevamente el próximo año un fenómeno semejante, pero esto hasta podría hacer repensar la idea de que este suceso ocurre solo una vez cada 150 años, porque podría ser que en el pasado este evento haya ocurrido dos años seguidos y no se haya podido detectar en las investigaciones sobre el pasado climático de Groenlandia”.

Por lo pronto, el investigador del IAA observó que los datos que ahora aparecen como noticia y presentan una alerta serán sometidos a un análisis más minucioso en los próximos meses, con una revisión de los métodos, de los cálculos realizados y, luego de ser publicados en una revista especializada, estarán a disposición de los científicos de todo el mundo, para que puedan seguir la trayectoria de este fenómeno y buscarle una explicación y ver si tiene réplicas.

Fecha de Publicación: 2012-07-26
Fuente: Agencia CTyS